La Edad Media: los monjes Benedictinos

Grupos de hombres en todas partes de Europa dejaban sus casas y familias, ricos y pobres, nobles y paisanos, para entrar a los Monasterios y vivir en castidad, pobreza y obediencia, en el trabajo intelectual y material y en la oración. Nacía alrededor de ellos la civilización occidental.

Los documentos siguientes son una muestra de esta realidad que vige hasta hoy y que en los siglos XI-XII-XIII fue el corazón del mundo.

1. En primer lugar una pagína web en la que se pueden ver y leer los paneles de la exposición “CON NUESTRAS MANOS PERO CON TU FUERZA”

2. Dos textos sobre la vida concreta de los monjes (en la actualidad):

Los monjes benedictinos- una tradición viviente

Los Monjes benedictinos- quiénes son, qué hacen y por qué

3. Una presentación sobre la historia del monaquismo (Se ve en casi todos los programas de lectura de video, sólo esperar que la descarga se complete. Si alguien no logra ver puede descargar, siguiendo este enlace, Quicktime)

Quaerere Deum – Los Monjes benedictinos

4. Aquí se puede leer el discurso de Benedicto XVI citado en la presentación:

DISCURSO DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI EN EL ENCUENTRO CON EL MUNDO DE LA CULTURA EN EL COLLÈGE DES BERNARDINS, París, Viernes 12 de septiembre de 2008

5. Seguidamente el texto que concluye la presentación, de Thomas Merton, famoso escritor que se hizo monje y en el libro “La montaña de los siete circulos”, bestseller mundial, describió su itinerario hacia el cristianismo y cómo se hizo monje.

Todo es tranquilo

6. Último recurso, un poco largo pero bien interesante, es el texto de una exposición, “Sobre hombros de gigantes“, realizada en el 2005 en el Meeting para la amistad entre los pueblos, sobre la contribución de las investigaciones medievales al surgir de la ciencia moderna. Como sabemos la ciencia, como método de investigación codificado, nace a inicios del siglo XVII con Galileo Galilei, pero sería imposible entender el desarrollo técnico-científico de occidente sin el aporte de los investigadores medievales, entre los cuales el aporte mayor viene de los monjes benedictinos.