Cómo alcanzar certeza sobre Cristo: primer intento. La investigación histórica

Un hecho del pasado

Cristo vivió hace dos mil años: ¿cómo estar seguros de lo que se afirma de él? Muchos piensan que el método para comprobar su verdad es un estudio científico de los documentos relativos a él. ¿Es cierto?
Un resumen para resaltar las ideas más importante de las páginas 20-28 de Por qué la Iglesia: Hecho del pasado 2012-I

Para conocer más sobre Albert Schweitzer se puede consultar la página de Wikipedia.

Sobre los resultados a los que llegan los investigadores que asumen el método histórico-científico para resolver el dilema sobre Cristo, son interesantes las conclusiones del prof. Santiago Guijarro Oporto.

El texto siguiente es  el comentario final de su exposición de las investigaciones realizadas sobre Jesús en los últimos dos siglos. Se puede también, a través del enlace contenido en el documento, acceder a la página web, rica de informaciones, de su curso sobre “El Jesús histórico” en la Universidad de Salamanca. El Jesús histórico – Santiago Guijarro Oporto.

Si alguien está interesado en el diálogo entre ciencia y  fe religiosa,  también puede apreciar el enlace a la sección ciencia de una página web, http://kaire.wikidot.com, que ofrece lecturas y artículos sobre la realidad vista desde una razón abierta al Misterio.

Por qué la Iglesia

La presentación power point del Curso de Teologia II: POR QUÉ LA IGLESIA: una introducción

A continuación una breve síntesis del recorrido del “CURSO BÁSICO DE CRISTIANISMO” de Luigi Giussani:

El curso de Teología II tiene a la Iglesia como enfoque central. Hay que aclarar de antemano que su finalidad no es el desarrollo una Eclesiología en el sentido clásico del termino, sino profundizar la relación de Cristo con la Iglesia, su continuidad en la historia.

Es el último paso de un tríptico del cual forman parte Antropología Religiosa y Teología I. Es esencial entonces entender cuál es la relación entre los tres cursos:

1. Antropología Religiosa

El hombre está constituido de preguntas, exigencias de verdad, felicidad, significado, que forman su “sentido religioso”. Al toparse con la realidad, su deseo de significado se despierta e intuye la presencia del Misterio, de Dios, del cual depende totalmente y en cada instante.

El hombre puede definirse como: “yo soy Tu-que-me-haces” dirigiéndose a ese Misterioso Ser del que brota totalmente y que no alcanza conocer. Intuye que la respuesta a su sentido religioso es Dios, pero no puede llegar a conocerlo con sus esfuerzos intelectuales y ascéticos.

El vértice y la culminación de su búsqueda entonces es la espera y la petición de que Dios se revele, la “exigencia de la revelación

2. Teología I

Hace dos mil años aconteció un hecho que se presentó como la respuesta de Dios al pedido del hombre: Dios se reveló, se hizo hombre: Jesús de Nazaret.

Es el acontecimiento de la Encarnación. A través de la humanidad de Cristo, Dios se reveló al hombre.

3. Teología II

¿Cómo es posible para un hombre, distante en el tiempo y en el espacio del acontecimiento de la encarnación, darse cuenta con razonable certeza de su verdad?

¿Una persona de hoy cómo puede reconocer que Él es la respuesta a su pedido de significado? Cómo y dónde puede encontrarlo?

La Iglesia se presenta como la posibilidad para el hombre de entrar en relación viva y cierta con Cristo. ¿A qué condiciones es posible aceptar esta hipótesis?

Finalmente el pdf de la Introducción del libro “Por qué la Iglesia” para los que no tienen todavía el texto

Introducción a Por qué la Iglesia

El nazi y la flor

Como documentación de los capítulos 12 y 13 de “El sentido religioso”, se propone un brevísimo cuento de Elsa Morante que, de manera intensa y dramática, alude al tema de la libertad del hombre delante del Misterio, que se desvela y se vela a través del signo.

El Nazi y la flor de Elsa Morante